Vamos a empezar el otoño con elegancia y alegría, pudiendo disfrutar de una receta sofisticada, original, rica, saludable y muy sencilla de preparar.

– Ingredientes:
•    4 c/s de copos de avena y 4 c/ de copos de avena molidos.
•    Edulcorante al gusto ( en mi caso sirope de agave).
•    5 c/p de almendra molida.
•    1 sobre de levadura seca (9 grs.)
•    100 ml de leche vegetal (avena).
•    2 claras de huevo
•    2 c/p de té matcha en polvo.
•    1 huevo.
•    Unas gotitas de aroma de vainilla (opcional)
 
– Elaboración:
1.    Mezclar todos los ingredientes menos el té matcha en polvo. Probad la masa para que el dulzor este a vuestro gusto.
2.    Separar la mitad de la mezcla y mezclarla con el té macha en polvo (os quedara una masa verde de color intenso).
3.    Poner la masa clara en un molde pequeño (no sube mucho) y encima, en el centro, poner la mezcla con el té matcha. No hace falta mover el molde para que se expanda. La masa se ira expandiendo sola.
4.    Introducir en el horno previamente precalentado a 170º unos 35 minutos, introducir el palillo para comprobar que la masa esta hecha. Queda muy jugoso y esponjoso.

– Beneficios para la salud:
De la avena, hemos hablado en otras recetas.  Si os parece, hoy vamos a hablar sobre los beneficios del maravilloso y elegante “Té matcha”.
El consumo regular de té matcha mejora el estado de ánimo, la memoria y promueve una mejor concentración, además de que es relajante. Su consumo regular se asocia con una menor prevalencia de deterioro cognitivo en los seres humanos.

Matcha es rico en L–teanina, un aminoácido que promueve la producción de ondas “alpha” en el cerebro,  las cuales inducen a un estado de relajación y bienestar sin producir la  somnolencia que provocan los tranquilizantes. Puede contener hasta cinco veces más de este aminoácido que los tés negros y verdes comunes.
Lo que hace a este té tan especial además de su color verde brillante,  es su gran cantidad de vitaminas, minerales, aminoácidos y especialmente, antioxidantes, que aportan en mayor densidad de nutrientes gracias a que se consume la hoja entera. Entre sus múltiples antioxidantes destacaremos los polifenoles como las catequinas (aliadas perfectas contra el envejecimiento,  ya que son “capaces de proteger las células del estrés oxidativo y los radicales libres”).

Otro ingrediente imprescindible a tener en cuenta en nuestra despensa neurofeliz.

Noemí Primo Albert
Yumechef