Me he inspirado en escribir este artículo a consecuencia de un trabajo que estoy realizando en el Instituto Gestalt de Barcelona, dentro de una técnica de la psicología gestáltica llamada “habitando los sueños”.

Esta teoría que a continuación voy a comentar esta relacionada con el sueño, en concreto con el sueño paradoxal o también conocido como sueño REM, que es cuando nos encontramos profundamente dormidos.

Jean-Pierre Garnier Malet es un doctor en Física, especializado en la mecánica de los fluidos, que en 1988 descubrió que el tiempo se desdobla. La aplicación científica de esta teoría ha permitido explicar desde la llegada de planetoides al cinturón de Kuiper, hasta el mecanismo de los pensamientos. Gracias a estos hallazgos su descubrimiento  fue avalado en el año 2006 por la revista científica norteamericana American Institute of Physics, de New York.

La teoría de este físico, nos muestra la posibilidad de vernos como receptores y emisores de energía constante, que intercambia información para construir el futuro.  De cada instante que vivimos una pequeñísima partícula es información mental que recibimos inconscientemente sobre nuestro futuro.
Tenemos la sensación de percibir un tiempo continuo. Sin embargo, tal como demuestran los diagnósticos por imágenes, en nuestro cerebro se imprimen solamente imágenes intermitentes. Entre dos instantes perceptibles siempre hay un instante imperceptible”, dice Garnier.

Y explica, más gráficamente:
“El fenómeno del desdoblamiento del tiempo nos da como resultado el hombre que vive en el tiempo real y en el cuántico, un tiempo imperceptible con varios estados potenciales: memoriza el mejor y se lo transmite al que vive en el tiempo real.”

Con el fin de ilustrarlo mejor  pone como ejemplo las imágenes subliminales, donde de cada 25 imágenes que se proyectan en una pantalla, el ojo humano sólo percibe 24, la número 25 pasa inadvertida, aunque nuestro cerebro si capta subliminalmente la información que aporta esa imagen que no vemos.

Entre el yo consciente y el yo cuántico se da un intercambio de información que nos permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro. En física se le ha llamado “hiperincursión”. Se podría decir que estamos “desdoblados”, y cuando tenemos dos partículas desdobladas, ambas tienen la misma información al mismo tiempo, ya que los intercambios de energía e información utilizan velocidades superiores a la de la luz.

Esta información la podemos asimilar durante el sueño paradoxal como hemos comentado al principio, ya que es en ese momento cuando se produce el intercambio entre nuestro cuerpo energético y el corpuscular. Ese intercambio según Garnier es el que permite arreglar el futuro que se ha creado durante el día. De ahí que sea tan importante cuidar la calidad y la cantidad de nuestros pensamientos durante el mismo.

En conclusión, aunque es difícil controlar los pensamientos durante el día,  podríamos usar  ese minuto que propone Garnier para controlarlos y conectar con ese llamémosle “doble” o “parte energética”,  y utilizar como recurso el sueño profundo para mejorar nuestro crecimiento personal y crearnos un futuro mejor. “La noche no sólo permite borrar potenciales no deseados, sino que también nos guía los pensamientos del día siguiente”.

Qué paséis unas felices fiestas y un feliz 2018 lleno de pensamientos positivos!!!

Un abrazo sincero.
Noemí Primo.