ACUDIR A UN PSICÓLOGO ES ALGO NATURAL

ACUDIR A UN PSICÓLOGO ES ALGO NATURAL

Cuando te duele una muela, vas al dentista, cuando te rompes un brazo, vas al traumatólogo, ¿y por qué cuando tienes un conflicto emocional, un cuadro de ansiedad o sientes tristeza profunda, no vas a un psicólogo o terapeuta?.

Todavía tenemos grabada la típica imagen de las películas donde en un gabinete se ve al paciente tumbado en un diván «contando su vida» y al psicólogo mirando la hora sin hacerle caso.
Con este artículo deseo desterrar esta imagen y dar paso a la psicología moderna de la mano de los nuevos y maravillosos profesionales que se forman con mucha ilusión y sobre todo con vocación desde el corazón.
Freud hizo famoso el diván para atender a sus pacientes, pero de esto hace ya 100 años.
La psicología ha cambiado muchísimo en todos los aspectos.

Es triste escuchar a algunos conferenciantes decir que los psicólogos te «comen el coco», o que «son los que peor están de la cabeza». Estos son clichés del pasado, por cierto, muy injustos. Los nuevos profesionales no pretenden ser mejor que nadie, simplemente desean acompañar a los usuarios en el proceso de mejora de su situación, a través de unas herramientas muy eficaces, probadas científicamente.

En nuestro centro Yume, utilizamos la Psicologia Humanista o Positiva que incluye decenas de líneas de investigación y muchos cientos de artículos publicados en las mejores revistas científicas sobre bienestar, resiliencia, gestión emocional, optimismo, desarrollo personal y un largo etc. Muchos de ellos están firmados por algunos de los psicólogos académicos más rigurosos y respetados, como Ed Diener, Alice Isen o Mihaly Csikszentmihalyi.

Hoy en día cada persona que viene a consulta es tratado como un ser humano único y especial, por supuesto, sin juicios, ni culpabilidades. En función del motivo de la consulta se define una estrategia de intervención totalmente personalizada, porque todos somos diferentes y las etiquetas las dejamos a un lado.

También es justo decir, que como en todas las profesiones, hay muy buenos y menos buenos psicólogos. Es cuestión de conectar con uno y sentirse muy cómodo. El vínculo que se establece entre el cliente y el terapeuta tiene que estar basado en una relación de confianza y de cooperación, sin el cual no habrá progresos.

Como conclusión decir, que consultar a un psicólogo es una verdadera inversión personal, te vas a conocer más a ti mismo, y vas a adquirir herramientas que las podrás usar toda tu vida.
Pasar por la vida siendo una víctima y quejándote por todo no hará que seas feliz. Si confías en un buen profesional, podrás ser la mejor versión de ti mismo viviendo la vida plenamente. Deja atrás los prejuicios, sólo podrás saberlo si lo experimentas…

Un fuerte y amoroso abrazo.
Andoni Leiva

Pd: se lo dedico al amor de mi vida que mañana es su cumple. Para mi es la mejor psicóloga del planeta. ;-)!