CUIDA TU MENTE Y LO QUE ENTRA EN ELLA

CUIDA TU MENTE Y LO QUE ENTRA EN ELLA

Hoy vamos a tratar el cuarto principio de Yume que habla sobre la mente. Los científicos que la estudian aseguran que es la herramienta más poderosa que el ser humano posee.Hoy vamos a ver como puede ser nuestra mejor aliada o nuestra peor enemiga. La clave está en los pensamientos.

El Dr. Konstantin Korotkov, profesor de física cuántica en la Universidad Técnica de San Petersburgo, ha demostrado que los pensamientos son energía y proyectan una vibración asociada. Dicha vibración atrae a tu vida aquello en lo que estas pensando continuamente, seas consciente o no, es decir, tú creas tu realidad.

Según pienso, siento. Según siento actúo. Según actúo, recibo las consecuencias en mi realidad. Los pensamientos son semillas y sus frutos son tu realidad.
Este doctor calcula que una persona tiene unos 60.000 pensamientos diarios y que el 90% son idénticos a los que tuvo ayer, y suelen ser negativos. La gran mayoría son referencias al pasado o al futuro. Con estos datos, es comprensible que la vida a veces parezca anodina o tediosa. A menos que empieces a pensar de otra manera, estás destinado a hacer lo mismo y a recrear tu misma realidad cada día.

¿Cómo nos hacernos conscientes de lo que pensamos? Aquí van unos consejos que en  nuestro centro Yume hemos comprobado que funcionan:

1º- Meditar.  Es la primera opción para darte cuenta que la mente está muy inquieta y no para de pensar. Es como un caballo desbocado que tienes que domesticar. Como dice Emilio Carrillo, la mente pestañea, es un acto involuntario para nosotros, hasta que tomamos las riendas.
Podemos obtener muchos beneficios al meditar con un cuenco tibetano ya que nos induce muy rápidamente a un estado de relajación profunda combinado con respiraciones abdominales.

2º- Atención plena, (vive aquí y ahora). Durante tus actividades diarias presta atención a lo que estás haciendo, con un estado de concentración máxima. Si te vienen pensamientos ajenos a la actividad, haz una respiración profunda y vuelve al presente. Por ejemplo: estas comiendo un alimento, pues saboréalo, mastica tranquilo, disfruta del momento. Si la mente «te dice»: tengo que llamar a Fulanito, vaya marrón porque tengo un problema con él. Ya te empiezas a preocupar y no disfrutas de la comida. Hasta te puede sentar mal.
Con práctica y constancia adquirirás este sanísimo hábito.

3º- Visualización creativa. Consiste en formarte una imagen en la mente de algo que tu desees utilizando la imaginación, los pensamientos y sentimientos. En este caso tu diriges tu mente y tus pensamientos para generar una vibración positiva que haga real lo que estas visualizando.
Pon toda la atención en lo que quieres conseguir e imagínate disfrutándolo ahora, en tiempo real, como si ya ocurriera. Si en tu mente aparece una distracción déjala pasar y continúa con tu visualización.
Es muy importante que seas agradecido con lo que ya tienes, y te vendrán más cosas buenas.

4º- Abrir tu mente a nuevas ideas. Aprende cosas nuevas. Permite que tu mente se amplíe y sea más flexible, te ayudará a prevenir el envejecimiento y el deterioro cognitivo. Lee libros interesantes, aprende un idioma, viaja, haz un curso, contacta con gente distinta.

5º- Cuidar lo que ves y escuchas. Lo que entra por tus sentidos es un alimento para tus pensamientos, es decir, si ves o escuchas noticias todos los días varias veces (que suelen ser todas negativas), seguro que tus pensamientos  no serán muy positivos. Te generaran tristeza, miedo, inseguridad, etc. Existen medios de buenas noticias, como este periódico digital: http://www.cuentamealgobueno.com/

6º- Cuidar tu alimentación. Comer sano para tener una mejor percepción de la vida y la mente más despejada, es lo que se desprende de los múltiples estudios sobre hábitos alimenticios.
Este tema lo trataremos en el siguiente artículo sobre «Cuida lo que entra en tu cuerpo».

7º-  Ejercicio físico. Es recomendable que hagas algún tipo de ejercicio unas 3 veces a la semana. Las consecuencias son muy positivas no sólo sobre el organismo, sino sobre tu mente. Si puedes hacerlo al aire libre mucho mejor.  La actividad física estimula la producción de endorfinas y serotonina, neurotransmisores del cerebro que contribuyen a la sensación de bienestar.

Conclusión:

Quizá pienses que los culpables de nuestros problemas son los demás, la sociedad en que vivimos, la mala suerte, los políticos, cuando en realidad son nuestros propios pensamientos negativos y tóxicos. No ayuda nada criticar y juzgar a los demás, es imposible sentirse bien haciéndolo.
Si deseamos tomar el mando de nuestra vida, tenemos que asumir nuestra responsabilidad y empezar a ser conscientes de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones.

El objetivo de todos estos consejos, es apaciguar la mente para alcanzar un estado de paz interior y felicidad.
En Yume te podemos acompañar para que alcances este objetivo, desarrollando profundamente los puntos anteriores.
Ya no tienes excusa para hacer un cambio en tu vida……

Andoni Leiva
Musicoterapeuta