Aquí estoy de nuevo compartiendo con todos vosotros una rica, sana y nueva receta. Como comentamos en el artículo anterior nos hemos trasladado por un tiempo a Sitges (Barcelona), así que es mi primera receta desde este bonito y soleado lugar, que ahora es nuestro hogar.

Muchas veces me comentan que resulta un poco complicado dar con la cantidad y la consistencia adecuada del agar agar, que es un polisacárido que se obtiene de un alga roja llamada Gelidium, que se recoge en el océano atlántico. Después de un arduo trabajo de investigación, espero poder haceros unas sugerencias culinarias que nos lleven al éxito y no a la exasperación que a veces produce este ingrediente.

En cuanto a los antioxidantes, deciros que son un conjunto de moléculas (vitaminas, minerales, aminoácidos y colorantes de compuestos vegetales), que impiden la degeneración (oxidación) de las células en radicales libres, gracias a ellos podemos mantener a raya el envejecimiento prematuro de nuestro cerebro, piel, corazón, etc.. Su ingesta es imprescindible en nuestra dieta.
Algunos de los más destacados son: Bayas (arándonos, frambuesas, fresas), uvas, brócoli, zanahorias, chocolate negro (consumido de forma moderada), té verde, tomate, ajo, frutos secos.
Aquí os dejo una receta sencilla muy versátil,  ya que podéis utilizar la fruta que más os guste para hacerla y resulta un buen comienzo para experimentar con esta maravillosa alga.

Ingredientes:
•    300 grs. de frutos rojos congelados o frescos.
•    150 grs. azúcar moreno integral, sirope de agave, etc… (es personal depende de lo dulce que os guste).
•    200 grs. de zumo de frutos rojos.
•    Crema de vinagre balsámico de Modena.
•    3 grs. de agar agar en polvo ( 3 cucharaditas rasas de café).
•    1 pizca de sal.

Nota importante:
Es imprescindible que tengamos en cuenta que su poder de gelificación es 10 veces mayor que la gelatina animal, por eso la cantidad junto con la temperatura son dos de las claves más importantes para que sea posible conseguir la textura adecuada, con el agar agar menos es más.

Si seguimos estos pasos no fallaremos:
1.    La cantidad tiene que ser exacta, os recomiendo utilizar una cucharita de café, no la de postre,  para esta receta necesitamos 3 grs., lo que equivale a 3 cucharitas de café, en la de postre la equivalencia seria de 2 grs.
2.    El agar agar sólo se espesa por encima de los 85º por lo que es necesaria hervirlo durante 2 minutos, si lo mezcláis con ingredientes fríos no espesara.

Elaboración:
1.    Vertemos todos los ingredientes en un cazo empezando por el zumo, removemos lentamente y calentamos.  No hace falta que hiervan con fuerza, se puede apagar el fuego justo cuando empiezan a aparecer burbujas por los bordes del líquido.
2.    Dejamos que repose un poquito y lo vertemos en los moldes que hayamos elegido, esperamos que se enfríe a temperatura ambiente y lo metemos en el refrigerador, en tres o cuatro horas ya estará listo para consumir.

Sugerencias:
•    Utilizando moldes más pequeños se pueden hacer gominolas de frutas, flanes con verduras o legumbres,  quedan muy vistosos y son muy adecuados para entrantes o cenas ligeras.
•    También se puede utilizar el agar agar para espesar mermeladas, purés, compotas, etc…
Beneficios para la salud:
El agar-agar es muy rico en fibra soluble y minerales, por lo que ayuda a regular el tránsito intestinal, colesterol, diabetes, y prevenir el sobrepeso. Es muy digestivo y por lo tanto colabora de forma activa en los procesos de evacuación intestinal. Tiene muy pocas calorías y al mismo tiempo nos produce la sensación de tener el estómago lleno, por lo que está recomendado en dietas para el control de peso.
Otro ingrediente estupendo a tener en cuenta en nuestra despensa neurofeliz.

Noemí Primo Albert
Yumechef
www.yumemusic.es