Las he bautizado con ese nombre porque el efecto que produce en aquellos que las prueban es como el de entrar en otra dimensión.

De todas las personas que las han degustado a ninguna le ha dejado indiferente. Por lo tanto,  es un honor poder compartir mi secreto con todos vosotr@s.

Como casi todas mis recetas,  pueden consumirla los celiacos y alérgicos a la lactosa.

Ingredientes para unas 20 trufas:

  • 200 grs. de almendra molida.
  • Ralladura de lima.
  • 1 par de gotas de esencia de limón.
  • Un chorrito de Esencia de vainilla.
  • 120 grs. de Aceite de coco.
  • 100 grs. azúcar moreno integral de caña (depende de lo dulce que os guste).
  • 1 pizca de sal de Himalaya o la que utilicéis.
  • Chocolate negro de cobertura para cubrirlas, (lo podéis comprar hecho o hacerlo vosotros con: aceite de coco, cacao en polvo y el endulzante que prefiráis, (yo recomiendo el sirope de ágave).

Elaboración:

  1. En primer lugar, ponéis en un cuenco los ingredientes secos y acto seguido añadís los húmedos. El azúcar moreno integral sin refinar lo utilizo en esta receta por su textura crujiente.
  2. Es muy importante que todos los ingredientes queden bien integrados, acto seguido,  formáis bolitas del tamaño que prefiráis, (a los de Bilbao nos gustan grandes, jejeje).
  3. Las dejáis reposar en la nevera durante 1 hora para que se endurezcan, después las bañáis en chocolate con la ayuda de dos cucharas (como si hicierais una quenelle) y las colocáis en una rejilla hasta que se endurezcan un poco, luego las metéis en la nevera.

Sugerencias:

  • Las podéis degustar en cualquier momento del día, pero resultan ideales para los temtenpies de la mañana o de la tarde o como acompañamiento junto a una infusión o copita de oporto después de una cena (depende de vuestros gustos).
  • Lo ideal es tenerlas en la nevera o el congelador para que el chocolate no se derrita y se mantengan frescas. Además esto permite poder prepararlas con antelación, duran mucho tiempo (sino os las coméis antes) sin estropearse.

Beneficios para la salud:

Almendra:

Las almendras son uno de los frutos secos más completos que existen. Es rica en vitaminas del grupo B y vitamina A, vitamina E que nos protege del envejecimiento y cuida nuestro sistema circulatorio,  proteínas vegetales, minerales (magnesio, hierro, selenio, zinc, potasio, etc..). Además alcalinizan el organismo, por su contenido en calcio previenen la osteoporosis y son ricas en aminoácidos y ácidos grasos esenciales omega 3 y 9.

La recomendación de los especialistas es la de comer un puñadito al día, entre unas 10 y 20 almendras. Tened en cuenta que para que todos sus beneficios sean aprovechados por nuestro organismo es mejor consumirlas crudas no fritas.

Cacao:

El cacao es ese alimento maravilloso que no puede faltar en nuestras despensas, nada más que lo ingerimos sentimos una sensación de bienestar en nuestro organismo, esto sucede porque contiene una serie de propiedades que además de estimulantes también son reconfortantes.

 

Uno de los ingredientes más destacados en su composición es  la feniletilamina que es un compuesto orgánico que pertenece a la familia de las anfetaminas y también es responsable de que nos sintamos enamorados, de ahí que algunos denominen al chocolate como el “Prozac vegetal”.

Rico en grasas monoinsaturadas, magnesio, fibra y antioxidantes. Ayuda a mejorar la memoria, la concentración y las capacidades cognitivas. Un dato curioso aunque no significa que sea la causa,  es que existe un estudio del 2012 en que se observo que los países con más premios noveles eran en los que se consumía mas chocolate ;-).

Noemí Primo

YumeChef