APRENDIENDO A VIVIR CON LA SOMBRA

APRENDIENDO A VIVIR CON LA SOMBRA

APRENDIENDO A VIVIR CON LA SOMBRA

Este mes quiero compartir con vosotros mis reflexiones sobre algunas de las cosas que estoy aprendiendo en la formación que estoy haciendo en Barcelona: https://www.bioneuroemocion.com

Un concepto importante para llegar a conocernos mejor es el de nuestra «sombra», que tan magistralmente desarrolló el psiquiatra Carl Gustav Jung. La definía como todos aquellos aspectos ocultos o inconscientes del individuo, que cuando salen a la luz reprime y muchas veces esconde.

Dicho de otro modo, hay partes de mí que me gustan y que convivo muy a gusto con ellas,  y otras que estoy deseando quitarme de en medio. Además éstas suelen ser las que oponen más resistencia a la hora de trabajar con ellas y cambiarlas,  pero he llegado a la conclusión de que son mías y resulta un  grave error pensar que no tienen nada que ofrecerme.

A veces, éstas partes pueden estar llenas de potencial y energía, e incluso en ocasiones pueden parecer hasta bellas, simplemente quizás necesitan colocarse en su sitio y dejar de estar tapadas y hundidas.

Robert Dilts (autor principal de la PNL Vol. I, ) en su excelente aportación de los “niveles neurológicos” (son una forma de estructura de nuestros procesos mentales), nos sugiere que podemos ser críticos con nuestras conductas y modificarlas pero teniendo siempre en cuenta que el único modo en que podemos influir en nuestra identidad es integrando, es decir, aceptando esa parte que no nos gusta, pero ofreciéndole los recursos  necesarios para  que se exprese de otra manera. Interesante verdad?????

Por otro lado,  está lo que no aceptamos de los demás,  que no deja de ser el espejo de lo que no aceptamos de nosotros mismos. Lo cual,  sin duda resulta de lo más constructivo y ventajoso porque trabajamos en doble línea: lo que no aceptamos de nosotros y lo que no aceptamos de los demás.

Observarnos y observar lo que nos molesta de los demás, nos ayuda a integrar un dos en uno. En todo este proceso, la conciencia actúa como un poderoso centinela que salvaguarda nuestra identidad, pero la paz interior y el equilibrio al que aspiramos, sólo son posibles  a través de la aceptación y la integración de todo nuestro yo.

En resumen, no intentemos cambiar a los demás, empecemos por cambiarnos a nosotros mismos. Aprender a convivir con nuestro yo contrariado es una de las claves mágicas que nos puede conducir a la ansiada paz interior.

En unos días,  tengo el privilegio de cumplir años, por coquetería femenina no voy a decir cuantos,  y  para finalizar esta reflexión puedo concluir diciendo que después de un arduo y azaroso trabajo personal del que estoy francamente orgullosa,  he conseguido por primera vez en mi vida creer en mí.

A continuación os pongo un extracto de lo que escribí el último día del CP2 (formación de bioneuroemoción)  y que resume todo el trabajo realizado hasta aquí. Lo que pienso y siento en estos momentos de mi vida y que me apetece mucho compartir con vosotros.

Hoy la confianza en mi misma me hace caminar con paso firme y seguro por el sendero de la vida.

En esa trayectoria por la vereda,  voy abrazando los dulces momentos en que la paz, la honestidad y la comprensión surgen de entre los árboles cual valientes y sigilosos acompañantes,  llenos de coraje y congruencia que me reconfortan y me hacen avanzar en el recorrido del pacífico pero a veces tortuoso camino sin mirar atrás, iluminado siempre por el rostro sereno y brillante de la hermosa luna.

Noemí, octubre del 2014 en el CP2.