«MI OTRO YO»

«MI OTRO YO»

MI OTRO YO” (I PARTE)

Las personas que estén absolutamente satisfechas de ser como son que se abstengan de leer este artículo. Sino es así,  te invito amablemente a que continúes leyendo….

Y  si resulta que las cosas no son como nos las han contado…?.

Os suena la frase: «no puedo cambiar»  o «es tarde para cambiar«,  y el  famoso “yo soy así”. Utilizamos estas expresiones para salir airosos de cualquier situación embarazosa, pero tenéis que saber que son del todo inconsistentes y además  nos hacen vivir enganchados a una forma de ser que igual no es la que más nos conviene,  sino que es la que hemos creado específicamente para ser aceptados en nuestro entorno, es decir, es la imagen que los demás esperan de nosotros. En la mayoría de los casos,  me atrevería a manifestar con cierta seguridad, que no es la imagen real de cómo anhelamos ser.

¿Qué pretendo con todas estas afirmaciones? , pues ni más ni menos que reflexionemos y que hagamos un sincero esfuerzo por desmitificar y salir de todos los tópicos mencionados y empecemos a trabajar en el diseño de quien queremos ser realmente.

Por desgracia, la naturaleza humana evita cambiar hasta que las cosas se ponen tan feas y nos sentimos tan mal que ya no podemos seguir como de costumbre. Sino es así,  no solemos hacer ninguna clase de análisis sobre como estamos viviendo, y no nos cuestionamos aspectos tan relevantes de nuestra vida como  si nuestra salud es buena, si tenemos buenas relaciones con nuestra familia, si nos hace felices nuestra profesión, si tenemos la pareja que deseamos, el dinero que necesitamos, la casa que queremos, si hemos hecho los viajes o hemos cumplido los sueños que de jóvenes nos proponíamos, etc,…. O resulta que lamentablemente,  nos hemos convertido en un producto para satisfacer las necesidades del entorno como antes he mencionado.

Si dejamos que el mundo exterior controle lo que pensamos y sentimos,  jamás romperemos con el hábito de ser quien no queremos ser, estarás consolidando una misma realidad una y otra vez. Será como la típica imagen del hámster girando en una noria.

Es lo mismo, por ejemplo, que si piensas constantemente en tus problemas (siendo consciente o no) estas creando más dificultades de la misma clase. De hecho, estas activando siempre los mismos mecanismos cerebrales. El cerebro esta controlando químicamente y  continuamente como se siente el cuerpo, de esa comunicación precisamente derivan nuestros pensamientos. Acto seguido y no antes aparecen nuestros sentimientos, es el denominado bucle de los pensamientos y sentimientos. Es decir, basándose en la respuesta química que el cerebro produce, genera más pensamientos que a su vez producen las sustancias químicas acordes con el modo en que el cuerpo se siente, en resumen, empezamos a sentirnos de acuerdo con lo que pensamos y luego a pensar de acuerdo con lo que sentimos.

La mayoría se nosotros nos solemos centrar en tres cosas en nuestra vida, que son: el cuerpo, el entorno y el tiempo. Pero, para construir ese nuevo yo que deseamos, debemos aprender a pensar mucho más allá de las circunstancias actuales de nuestra vida, dejar atrás los sentimientos que has estado memorizando en tu cuerpo durante años y empezar a vivir desde una nueva línea del tiempo. En conclusión cambiar es pensar más allá de cómo nos sentimos.

La buena noticia es que como tu has creado este estado, eres también el único que puede salir de el J

CONTINUARA…..

QUE PASEÍS UN FELIZ VERANO, Y SI OS APETECE, REFLEXIONAR SOBRE TODAS ESTAS CUESTIONES!!!

Noemí Primo