LAS TERAPIAS CREATIVAS NO SON PSEUDOCIENCIA

Hola a tod@s de nuevo, después de unos maravillosos días de descanso aquí estamos con las energías renovadas y dispuestos a seguir compartiendo para seguir avanzando en el camino hacia la consciencia.

Con el presente artículo me gustaría abordar de una forma lo más inteligente y delicada posible,  debido a lo polémico que es el asunto,  en que consisten las mencionadas “terapias creativas”. Aclarar que en nuestro proyecto “Yume” las llamamos “creativas” vs. “alternativas”, debido a su significado: “generar nuevas ideas entre conceptos conocidos o no, produce como resultado soluciones originales”.

La “creatividad” es sinónimo de “pensamiento divergente”, mientras que lo alternativo, a nuestro modo de ver y sin ánimo de juicio, es cambiar de una cosa a otra, cuando en la mayoría de los casos, y más en cuestiones de salud no se trata de cambiar sino más bien de “integrar” ambas metodologías, (ciencia médica y  terapia aplicada con creatividad). En ningún caso una excluye a la otra sino que las segundas se pueden utilizar como prevención o complemento, nunca como sustitutivas, (aunque hay que tener siempre en cuenta cada caso).

Hace no muchos días se emitió un programa en la televisión que me hizo reflexionar sobre este asunto, si bien es cierto que existe un claro abuso del lexema-terapia cuando en realidad queremos hablar de bienestar. No debemos extenderlo y mucho menos confundirlo   proclamando un efecto terapéutico si es que este en realidad no existe, pero tampoco menoscabarlo no teniendo en cuenta a todos aquellos profesionales, (entre los cuales estamos incluidos), que las practican desde la coherencia, la honestidad,  el conocimiento y no realizando en ninguno de los casos ni intrusismos ni fraudes.

–  ¿Qué son?
Son un conjunto de metodologías y procedimientos que están orientados a mejorar la salud y que debido a su novedad todavía no se han incorporado a la praxis médica convencional. No obstante esta visión esta cambiando porque algunas de ellas han demostrado su eficacia y han sido aprobadas por la OMS (organización mundial de la salud). Definirlas en su merecida magnitud resultaría muy complejo,  y ese no es el objetivo de este artículo, pero quizás sí podríamos establecer unos preceptos fundamentales:

•    Tratan y se dirigen a las personas, nunca a las enfermedades.
•    Su propuesta es tratar al individuo desde una visión global donde se tienen en cuenta aspectos psicológicos,  físicos, intelectuales, sociales, emocionales, espirituales, etc. Sin duda, un movimiento dentro de cualquiera de estas áreas puede tener una repercusión también sobre los demás.
•    La persona es la única responsable de su estado de salud y en todos los casos ella es libre de decidir. El terapeuta no cura pero si dirige a la persona para que pueda tomar las riendas de su vida.

¿Qué NO son?
No son pseudociencia y en ningún caso están en oposición a la medicina galénica. Yo misma he estudiado y práctico la psicología y además me declaro pro-ciencia. Pero eso no significa que no podamos sentarnos a hablar los profesionales de ambas líneas de pensamiento y podamos trabajar de una forma multidisciplinar desde el respeto y la creatividad que los nuevos tratamientos proponen.
La salud no es un juego de azar, y al final lo importante es aliviar el dolor que cualquiera de nosotros como seres humanos podamos sentir, sea este de la índole que sea.

Gracias por leernos.
Un abrazo desde el corazón.
Noemí Primo

LEY DEL ESPEJO

En algún momento de nuestra vida nos hemos sentido ofendidos  con alguien que nos ha dicho o ha hecho algo que no nos ha agradado. Pero, ¿de dónde viene esa ofensa realmente…?

La ley del espejo establece que nuestra inconsciencia, ayudada por la proyección psicológica, nos hace pensar que el defecto o desagrado que percibimos en los demás sólo existe fuera, no en nosotros mismos. La proyección psicológica es un mecanismo de defensa por el que atribuimos a los demás,  “defectos” propios que los tenemos olvidados en “la sombra” y que nos cuesta mucho reconocer.

Dicho de otra manera, todo lo que nos molesta y que vemos en los demás, es una proyección de nuestro interior. Pueden ser heridas infantiles, creencias limitantes o aspectos de nuestro carácter que no nos gustan. Entender esta premisa, y ponerla en práctica, nos ayudará a mejorar nuestras relaciones y nuestro bienestar emocional.

Es importante señalar que las proyecciones suceden tanto con los aspectos negativos como con los positivos de tu carácter, es decir, si tienes alguna persona a la que admiras por algo, ten en cuenta que ves en él los rasgos positivos porque están dentro de ti, aunque no seas consciente. Nuestra realidad la trasladamos sin filtro al mundo exterior, construyendo la verdad con nuestras propias características personales.

- Tres recomendaciones para beneficiarte de esta Ley:

1- Busca en tú interior.

Ser conscientes de aquello que proyectamos en los demás nos permite descubrir cómo somos en realidad. El permitirnos tener constancia de este mecanismo mental nos facilita recuperar el control sobre lo que está sucediendo en nuestro interior para poder hacernos cargo y trabajar aquellos aspectos de nosotros que no deseamos mantener o queremos transformar en positivo.

Te recomiendo que pienses en aspectos de las personas que no te gustan nada y los anotes en un papel. Ahora tienes que hacer un ejercicio profundo de sinceridad y honestidad contigo mismo y mirar en tu interior.

2- Conócete a ti mismo

Aunque no nos guste, tenemos que tener la valentía de reconocer y aceptar que los defectos o virtudes que atribuimos a otras personas son nuestros. Iniciaremos el camino para conocernos mejor y, sobre todo, para sentirnos bien al ser capaces de modificarlos.

Una herramienta que te puede ayudar muchísimo a conocerte a ti mismo es el Eneagrama. Es un mapa de la personalidad, muy útil como camino de autoconocimiento y por tanto de desarrollo personal. En Yume lo trabajamos desde la experiencia y con muy buenos resultados.

3- Ser agradecidos.

Realmente, aunque nuestro ego nos pide enfadarnos con la gente que nos muestra nuestros defectos, por el contrario tenemos que estar agradecidos a todas las personas que nos hacen de espejo. Si reflexionamos sobre esta ley, podremos conocernos mejor y averiguar cuáles son nuestras heridas y creencias más profundas,  todo ello será posible gracias a la mirada del otro.

Esta ley la reconoce la física cuántica que dice: “observar dice más sobre el observador que sobre lo que se observa”.

Muchas gracias por hacerme de espejo.

Andoni Leiva

SOMOS ADICTOS A LAS EMOCIONES

Según el neurocientífico Joe Dispenza nos dice que hay cosas que nos cuesta muchísimo dejar de hacer: “no vuelvo a gritarle a mi hijo”, “no vuelvo a comer desordenadamente “, “no vuelvo a enfadarme con mi madre”, no vuelvo a.., etc.

¿Qué nos hace estar atados a este ciclo de dolor y sufrimiento?. La mente adicta. Además de volvernos adictos a una sustancia química, también podemos volvernos adictos a los químicos que segrega nuestro cuerpo cuando siente una emoción.

Las neuronas tienen pequeñas ramificaciones que se extienden  y conectan con otras neuronas para formar lo que se conoce como una red neuronal. En cada lugar donde se conectan se incuba un pensamiento o un recuerdo. Fisiológicamente las células nerviosas se extienden y conectan entre si,  y si algo se practica a diario y por tiempos prolongados las células nerviosas como respuesta establecen una relación a largo plazo.

Si te frustras y enfadas diariamente, vas creando sin darte cuenta esa relación con otras células nerviosas que modelan una identidad y así poco a poco se crea el hábito o la adicción. Para ser exactos son los mismos mecanismos cerebrales que nos hacen consumir las drogas, el tabaco o el alcohol. De esta manera podemos darnos cuenta que si podemos ser adictos a la droga, es fácil también ser adictos a cualquier emoción.

Además en nuestro cerebro existe una pequeña glándula llamada hipotálamo que es la responsable de regular las actividades básicas del cuerpo como el hambre, la sed, el deseo sexual y la temperatura. En el hipotálamo hay pequeñas cadenas de proteínas llamadas péptidos que convertimos en neuropéptidos o neurohormonas. Es como una mini fábrica donde se producen ciertas sustancias químicas que corresponden a ciertas emociones. El hipotálamo fabrica químicos para la rabia, para la tristeza, la alegría hay una sustancia química para cada estado emocional que experimentamos. Cuando este químico llega a los diferentes centros o partes del cuerpo cada célula del mismo recibe encantada a ese químico. Siguiendo a la Dra. Candace B. Pert (autora del libro “Molecules of Emotion”), cada célula tiene miles de receptores y cuando un péptido se conecta a una célula es como una llave que entra a una cerradura y se activa.

Cuando repetimos una acción constantemente las células van creando una memoria y es por eso que atraemos situaciones, deseadas o no,  a nuestras vidas para saciar el apetito bioquímico de dichas células y cubrir esa necesidad química. El adicto (podemos ser cualquiera de nosotros), siempre necesita un poco más de esta sensación o emoción para alcanzar el estado de euforia o la reacción química que busca.

“LA SOLUCIÓN”

Reconocer que somos adictos a la ira, al llanto, al miedo o la pena, nos abre una nueva perspectiva en la que la práctica constante y disciplinada de la meditación y la respiración consciente puede ayudarnos a observar nuestros pensamientos y a controlar nuestra mente. Cuando meditamos somos el observador y estamos ayudando a nuestro cerebro a crear nuevas conexiones entre sus células, es decir abrir nuevos caminos y así poder liberarnos de las emociones adictivas.

La buena noticia es que también podemos llegar a ser adictos a la felicidad, alegría, armonía, amor… La clave radica en expresar y no ocultar los buenos sentimientos y emociones positivas. Así que empieza ahora mismo a sentir emociones positivas, celebra cada cosa por pequeña que sea. Poco a poco, tu cuerpo empezará a desear ese maravilloso estado. Y recuerda que cuando nuestras células están felices, nosotros también lo estamos.

Gracias por leernos.
Noemí Primo

EL APEGO NOS HACE SUFRIR

Vamos a compartir la experiencia del traslado a Barcelona y la gran lección que hemos aprendido en la vida.
Las personas que han hecho una mudanza alguna vez saben lo estresante que puede llegar a ser y lo agotador a nivel físico y emocional. De hecho los psicólogos califican la acción de mudarse entre las 3 situaciones que nos generan más estrés.

Pero nosotros no deseamos quedarnos sólo con la experiencia en sí, sino que la estamos sacando el “jugo” del aprendizaje que lleva dentro.
La lección que estamos aprendiendo es sobre el apego a las cosas.

Nos hemos dado cuenta que teníamos vínculos más fuertes de lo que pensábamos con cosas materiales. En realidad es nuestro ego el que se aferra a lo material y sufre cuando lo va a perder porque se identifica con ello.  Esto es el apego egóico. El ego se aferra a las cosas creyendo que las vas a tener siempre, que le van a dar seguridad  que le van a hacer feliz, y finalmente le darán sentido a su vida. Cuando tienes un vínculo de este tipo no estás preparado para la pérdida, sufres y no aceptas el “dejar ir”.
Este apego a lo material se transforma en una amenaza latente que desestabiliza nuestra paz interior y no nos deja evolucionar.

Hay que admitir que todo es temporal, y no podemos aferrarnos a que el pasado vuelva sencillamente por guardarlo todo. Hemos llegado a la conclusión que en la tierra sólo somos administradores de lo material. Nada es realmente nuestro, lo usamos y al morir otros lo usarán. El secreto está en disfrutar de las cosas, cuidarlas y ser muy agradecidos.

Aferrarnos a lo material no nos hace libres sino esclavos, porque vivimos con miedo a perderlo. Dicho de otra manera, lo que posees con apego te posee.
Esto no quiere decir que debemos abandonar todo lo que poseemos, sino hacer una reflexión profunda y preguntarnos si necesitamos todo lo que tenemos y acumulamos.

En los tiempos que corren la conocida frase de Abraham Linconl cobra más sentido que nunca. Él decía que “muy a menudo amamos las cosas y usamos a las personas”  y aunque debería ser al revés, la frase no puede ser más cierta.

Vinimos a este planeta, desnudos, sin maletas, sin experiencias, sin posesiones. Lo que nos enseña la vida es que nos vamos a ir de este planeta igual que vinimos, sin maletas ni posesiones, solo nos llevamos la experiencia vivida y la huella que hemos dejado en la memoria de nuestros amigos, familiares o en la sociedad. Entonces, por qué razón nos aferramos a eso que no podrás gozar en tu lecho de muerte, por qué razón ese sufrimiento por algo que un día seguro te va a ser arrebatado. ¿No es más simple gozar de lo material y de las personas teniendo la plena consciencia de que nada nos pertenece, que todas y cada una de las cosas cambian y ninguna es permanente?.

Andoni&Noemi
YUME

¡FELIZ 2.017!

Desde Yume os deseamos que paséis una Felices Fiestas y sobre todo un extraordinario año 2.017.

Como decimos en nuestra postal navideña, “sé Feliz y Agradecido con todo lo que tienes”,  porque la mayoría de las personas en Occidente somos unos privilegiados. Vamos a dejar de quejarnos y valorar lo que tenemos. No esperemos a apreciar las cosas cuando las perdamos… Da las gracias todos los días porque estás vivo, por tu salud, por tu familia, por tu casa, por tu trabajo, por las pequeñas cosas,  etc. Elevará tu nivel de vibración positiva y te sentirás infinitamente mejor.

Y hablando de lo más importante, que somos los seres humanos, sé agradecido por las personas que tienes a tu lado: familia, amigos, compañeros. Vamos a expresarnos más el cariño, a ser más compresivos, a escuchar más, a perdonar más. Todas las personas que se cruzan en nuestro camino tienen algo que enseñarnos.

Aprovechamos la ocasión para informaros que en Enero trasladamos temporalmente nuestro proyecto Yume a Barcelona. Tenemos allí unos propuestas muy apasionantes que ya os iremos contando, con el objetivo,  entre otras cosas,  de seguir en la cresta de la ola ofreciendo a nuestros usuarios/pacientes lo mejor.

Seguiremos en contacto vía email, móvil, blog, etc. Los interesados en consultas podemos hacerlas por Skype. Tenemos experiencias con personas de toda la península con resultados fantásticos.

Como conclusión deciros que deseamos que en el 2.017 seamos más conscientes de nuestros pensamientos y emociones. Son los responsables directos de nuestra felicidad. No te “enganches” a pensamientos negativos de culpa, rencor, odio, etc, te harán sentir infeliz.

“Piensa en POSITIVO y atraerás lo POSITIVO”. ( 9 de cada 10 neurocientificos lo recomiendan).

Recibir un fuerte abrazo lleno de amor y armonía.

Noemí&Andoni
YUME

ACUDIR A UN PSICÓLOGO ES ALGO NATURAL

Cuando te duele una muela, vas al dentista, cuando te rompes un brazo, vas al traumatólogo, ¿y por qué cuando tienes un conflicto emocional, un cuadro de ansiedad o sientes tristeza profunda, no vas a un psicólogo o terapeuta?.

Todavía tenemos grabada la típica imagen de las películas donde en un gabinete se ve al paciente tumbado en un diván “contando su vida” y al psicólogo mirando la hora sin hacerle caso.
Con este artículo deseo desterrar esta imagen y dar paso a la psicología moderna de la mano de los nuevos y maravillosos profesionales que se forman con mucha ilusión y sobre todo con vocación desde el corazón.
Freud hizo famoso el diván para atender a sus pacientes, pero de esto hace ya 100 años.
La psicología ha cambiado muchísimo en todos los aspectos.

Es triste escuchar a algunos conferenciantes decir que los psicólogos te “comen el coco”, o que “son los que peor están de la cabeza”. Estos son clichés del pasado, por cierto, muy injustos. Los nuevos profesionales no pretenden ser mejor que nadie, simplemente desean acompañar a los usuarios en el proceso de mejora de su situación, a través de unas herramientas muy eficaces, probadas científicamente.

En nuestro centro Yume, utilizamos la Psicologia Humanista o Positiva que incluye decenas de líneas de investigación y muchos cientos de artículos publicados en las mejores revistas científicas sobre bienestar, resiliencia, gestión emocional, optimismo, desarrollo personal y un largo etc. Muchos de ellos están firmados por algunos de los psicólogos académicos más rigurosos y respetados, como Ed Diener, Alice Isen o Mihaly Csikszentmihalyi.

Hoy en día cada persona que viene a consulta es tratado como un ser humano único y especial, por supuesto, sin juicios, ni culpabilidades. En función del motivo de la consulta se define una estrategia de intervención totalmente personalizada, porque todos somos diferentes y las etiquetas las dejamos a un lado.

También es justo decir, que como en todas las profesiones, hay muy buenos y menos buenos psicólogos. Es cuestión de conectar con uno y sentirse muy cómodo. El vínculo que se establece entre el cliente y el terapeuta tiene que estar basado en una relación de confianza y de cooperación, sin el cual no habrá progresos.

Como conclusión decir, que consultar a un psicólogo es una verdadera inversión personal, te vas a conocer más a ti mismo, y vas a adquirir herramientas que las podrás usar toda tu vida.
Pasar por la vida siendo una víctima y quejándote por todo no hará que seas feliz. Si confías en un buen profesional, podrás ser la mejor versión de ti mismo viviendo la vida plenamente. Deja atrás los prejuicios, sólo podrás saberlo si lo experimentas…

Un fuerte y amoroso abrazo.
Andoni Leiva

Pd: se lo dedico al amor de mi vida que mañana es su cumple. Para mi es la mejor psicóloga del planeta. ;-)!

LA CIENCIA ADMITE QUE LOS PENSAMIENTOS CREAN NUESTRA REALIDAD!

Mucha gente desconoce que la física cuántica, modelo dominante hoy en día en el ámbito de la ciencia,  ha demostrado la interrelación entre el pensamiento y la realidad.

Somos como grandes antenas electromagnéticas. Dependiendo de nuestros pensamientos y emociones, vamos a atraer a unas posibilidades o a otras, de las infinitas que nos ofrece el Universo.

La ciencia ha demostrado qué el “efecto observador” cambia el resultado de un experimento. (Véase el experimento de la doble rendija). Es decir, el pensamiento influye contundentemente en la realidad. Este experimento es tan trascendental para la humanidad que no entendemos cómo es que en las universidades, periódicos, radios y televisores no están disertando sobre esto en primeras planas, para finalmente tomar la decisión más básica del mundo: educar en las escuelas a nuestros niños para pensar de forma positiva sobre su realidad, ya que son responsables de crearla.

Y la pregunta es: ¿qué señal estás tú transmitiendo al Universo? Porque va a depender de ella lo que recibas. Siendo conscientes de esto, tenemos la capacidad de transmutar nuestra energía.  Para ello,  primero tenemos que cambiar los pensamientos negativos, salir de nuestra rutina mental y empezar a ser conscientes de nuestros pensamientos, de cómo nos hablamos a nosotros mismos y a los demás.

Consejos prácticos para cambiar la frecuencia de pensamientos:

1- Ser conscientes de lo que pensamos.  La mejor manera de “escuchar” los pensamientos es meditando. No, no hace falta que te vistas con túnica blanca, enciendas velas y recites mantras, jeje. Busca momentos en el día para estar en silencio, respirar profundamente y observar lo que piensas. Así nos hacemos conscientes.

2- Visualizar cómo deseas que sea tu realidad. La ciencia también ha demostrado que el cerebro no hace diferencias entre lo que ve y lo que imagina, porque están implicadas las mismas redes neuronales. Es importante que sientas emociones cuando estas visualizando, es decir,  que te creas el protagonista de tu peli.

3- Observar cómo te sientes. A veces te sientes mal y no sabes por qué. Seguro que tus pensamientos anteriores no eran nada positivos. Puedes cambiar esa emoción de muchas maneras, escuchando tu canción preferida, viendo una foto de alguien querido, ver un video de chistes, etc. Lo importante es romper el círculo vicioso de los pensamientos negativos.

La clave fundamental para crear la vida que deseamos es dejar de vivir en piloto automático, y empezar a tomar consciencia de nuestros  pensamientos, emociones, y reacciones automáticas. Nos daremos cuenta que podemos coger el timón de nuestras vidas y dejar de ser víctimas de las circunstancias.

La felicidad y la paz interior sólo dependen de nosotros. Merece la pena dar pasos hacia el despertar de la consciencia.

Pd: os recomiendo un video que os sorprenderá. Nos habla de nuevos paradigmas sobre la realidad: “y tú qué sabes”.

Andoni Leiva
Musicoterapeuta

LA SOBREPROTECCIÓN

Lo primero que voy a hacer es esclarecer qué es la sobreprotección y qué no es, con la intención de que nos concienciemos de lo importante y determinante que es este constructo en el desarrollo de nuestra primera infancia y consecución  en adultos plenos, sin traumas ni secuelas psicoemocionales.

En ningún momento mi intención es entrar en juicios contra los padres, cuidadores, educadores o cualquier otra persona que esté a cargo del cuidado y educación de los pequeños.

Lo que sí es: ir más allá de cubrir y satisfacer las necesidades básicas del pequeño, tomar decisiones por él, solucionar todos sus problemas, no dejar que cometa sus propios errores.
En definitiva,  es enseñarle el mundo desde la visión de nuestras gafas y sistema de creencias cortándole la iniciativa en la evolución de sus propias ideas. Intentando en muchos casos cubrir carencias propias,  permitiendo que se conviertan en una extensión del ego paterno/materno. Una especie de “mini-yo” al que elogiar en el trabajo o en las redes sociales.

Estas son algunas de las creencias disfuncionales de los padres que ejercen sobreprotección. Ellos piensan desde la mejor de sus intenciones, que de esta manera van a ayudarles con su autoestima e incluso con su salud mental, deduciendo que al evitarles disgustos y frustraciones,  van a ser más felices porque la vida se les presenta en un terreno llano y sin curvas.

Como resultado,  las consecuencias que pueden presentarse son: baja tolerancia a la frustración, miedos, personas dependientes, baja autoestima, no desarrollo de las capacidades personales, etc..

Lo que no es: mimar, amar, cuidar, motivar, enseñar, acariciar, comprender, apoyar, empoderar, dialogar en vez de echar la bronca, hablar en vez de gritar, escuchar sus problemas y buscar soluciones conjuntamente, explicar porque no debería haber hecho algo en vez de castigar directamente. Todo esto sin duda no es “sobreproteger”, es amar, educar y  tratar de transmitir valores sin fecha de caducidad.
En conclusión, la felicidad en la niñez no consiste en tener una vida fácil, sino plenitud afectiva, capacidad para superar los retos de todo tipo que se presenten, y sobre todo ser consciente del éxito real, (no ficticio) en dicha tarea. La misión de los padres/educadores no es sólo criar niños felices, sino también formar futuros adultos responsables y sobre todo coherentes.

Os recomiendo la lectura de este artículo que explica de forma brillante, breve y concisa este constructo que tantos dilemas nos crea en nuestra sociedad actual: leer artículo.

Espero que esta reflexión os resulte interesante y nos ayude a tomar consciencia a la hora de criar niños más sanos y felices emocionalmente.

Gracias por leernos.

Noemí Primo Albert
PsicoMúsicoTerapeuta
www.yumemusic.es

CUIDA LO QUE ENTRA EN TU CUERPO

Hoy vamos a concluir con el ciclo de artículos sobre  los principios fundamentales de Yume. Vamos a hablar sobre lo importante que es alimentarnos de forma inteligente y sobre todo consciente.

Una buena pregunta que deberíamos hacernos a modo de comienzo  es: ¿con que materiales esculpimos cada día nuestra condición como seres humanos?.  La alimentación es un aspecto fundamental en la vida, nuestras funciones cognitivas, nuestra salud física y mental, e incluso nuestro camino hacia la recuperación e integración de nuestra verdadera esencia, está vinculado significativamente a lo que ingerimos.

No voy a profundizar en la clase de alimentos que debemos comer para conseguir los aspectos mencionados anteriormente, tenéis mucha información en nuestro blog,  pero si me parece oportuno compartir con vosotros un nuevo concepto del que puede que halláis oído hablar y sino vamos a descubrir que es….. “Mindful eating”.

MINDFUL EATING

Si te pregunto ¿cual es tu relación con la comida, que me contestarías?.
Vamos a experimentar qué es comer con atención plena, reduciendo la ansiedad y el estrés para poder participar más de la experiencia sensorial y recuperar así el placer de comer.
El mindfulness, mindful Eating, etc.… quiere decir que, cuando hagas cualquier cosa en tu vida la hagas de forma consciente, viviéndola intensamente y dejando el piloto automático a un lado. Esto es lo que vamos a aprender respecto a la comida, pero puedes aplicarlo a muchos otros aspectos de tu día a día como vehículo para ser más feliz. Yo lo he hecho,  así que…., ¡tú también puedes!.

Es importante detectar la sensación de lo que es verdaderamente sentir hambre y separarla de la compulsión que nos lleva a comer con ansiedad, (comedores intuitivos versus comedores compulsivos). De esta forma evitaras comer por soledad, frustración, después de un disgusto, etc.…y dejarás de utilizar esa sensación de saciedad que te produce el atracón como si fuera el efecto de una droga.

TIPS PARA PODER CONSEGUIRLO:

1.    Come siempre sentad@ y evita tener la TV o la radio puesta, cuantos menos estímulos distractores mejor. Prueba a poner una música que te relaje, de esta forma el cerebro se prepara para comer con calma y sin ansiedad.

2.    Comer cuando tenemos hambre de verdad y saber cuando parar porque ya nos sentimos llenos. Ser sensibles a captar las señales que nuestro cuerpo nos envía,  en una escala del 1 al 10 diríamos que lo ideal seria pararnos en el punto 7.

3.    Evita comer si estas enfadada/do, disgustada o triste, pon en práctica todas las técnicas de relajación de las que solemos hablar para calmar la mente antes que utilizar la comida como analgésico.

4.    Evita la privación, si te apetece dulce/salado por ejemplo, cómelo en cantidades pequeñitas, hay alimentos dulces/salados que también pueden ser saludables.

Espero que os parezca interesante y útil para poder disfrutar de los placeres que nos rodean con más consciencia y alegría,  de esta forma  estaremos cuidando lo que entra en nuestro cuerpo sin a penas esfuerzo.
¡¡Qué paséis un maravilloso y feliz verano, lleno de armonía, amor y luz!!. GRACIAS.

Noemí Primo Albert
PsicoMúsicoTerapeuta

CUIDA TU MENTE Y LO QUE ENTRA EN ELLA

Hoy vamos a tratar el cuarto principio de Yume que habla sobre la mente. Los científicos que la estudian aseguran que es la herramienta más poderosa que el ser humano posee.Hoy vamos a ver como puede ser nuestra mejor aliada o nuestra peor enemiga. La clave está en los pensamientos.

El Dr. Konstantin Korotkov, profesor de física cuántica en la Universidad Técnica de San Petersburgo, ha demostrado que los pensamientos son energía y proyectan una vibración asociada. Dicha vibración atrae a tu vida aquello en lo que estas pensando continuamente, seas consciente o no, es decir, tú creas tu realidad.

Según pienso, siento. Según siento actúo. Según actúo, recibo las consecuencias en mi realidad. Los pensamientos son semillas y sus frutos son tu realidad.
Este doctor calcula que una persona tiene unos 60.000 pensamientos diarios y que el 90% son idénticos a los que tuvo ayer, y suelen ser negativos. La gran mayoría son referencias al pasado o al futuro. Con estos datos, es comprensible que la vida a veces parezca anodina o tediosa. A menos que empieces a pensar de otra manera, estás destinado a hacer lo mismo y a recrear tu misma realidad cada día.

¿Cómo nos hacernos conscientes de lo que pensamos? Aquí van unos consejos que en  nuestro centro Yume hemos comprobado que funcionan:

1º- Meditar.  Es la primera opción para darte cuenta que la mente está muy inquieta y no para de pensar. Es como un caballo desbocado que tienes que domesticar. Como dice Emilio Carrillo, la mente pestañea, es un acto involuntario para nosotros, hasta que tomamos las riendas.
Podemos obtener muchos beneficios al meditar con un cuenco tibetano ya que nos induce muy rápidamente a un estado de relajación profunda combinado con respiraciones abdominales.

2º- Atención plena, (vive aquí y ahora). Durante tus actividades diarias presta atención a lo que estás haciendo, con un estado de concentración máxima. Si te vienen pensamientos ajenos a la actividad, haz una respiración profunda y vuelve al presente. Por ejemplo: estas comiendo un alimento, pues saboréalo, mastica tranquilo, disfruta del momento. Si la mente “te dice”: tengo que llamar a Fulanito, vaya marrón porque tengo un problema con él. Ya te empiezas a preocupar y no disfrutas de la comida. Hasta te puede sentar mal.
Con práctica y constancia adquirirás este sanísimo hábito.

3º- Visualización creativa. Consiste en formarte una imagen en la mente de algo que tu desees utilizando la imaginación, los pensamientos y sentimientos. En este caso tu diriges tu mente y tus pensamientos para generar una vibración positiva que haga real lo que estas visualizando.
Pon toda la atención en lo que quieres conseguir e imagínate disfrutándolo ahora, en tiempo real, como si ya ocurriera. Si en tu mente aparece una distracción déjala pasar y continúa con tu visualización.
Es muy importante que seas agradecido con lo que ya tienes, y te vendrán más cosas buenas.

4º- Abrir tu mente a nuevas ideas. Aprende cosas nuevas. Permite que tu mente se amplíe y sea más flexible, te ayudará a prevenir el envejecimiento y el deterioro cognitivo. Lee libros interesantes, aprende un idioma, viaja, haz un curso, contacta con gente distinta.

5º- Cuidar lo que ves y escuchas. Lo que entra por tus sentidos es un alimento para tus pensamientos, es decir, si ves o escuchas noticias todos los días varias veces (que suelen ser todas negativas), seguro que tus pensamientos  no serán muy positivos. Te generaran tristeza, miedo, inseguridad, etc. Existen medios de buenas noticias, como este periódico digital: http://www.cuentamealgobueno.com/

6º- Cuidar tu alimentación. Comer sano para tener una mejor percepción de la vida y la mente más despejada, es lo que se desprende de los múltiples estudios sobre hábitos alimenticios.
Este tema lo trataremos en el siguiente artículo sobre “Cuida lo que entra en tu cuerpo”.

7º-  Ejercicio físico. Es recomendable que hagas algún tipo de ejercicio unas 3 veces a la semana. Las consecuencias son muy positivas no sólo sobre el organismo, sino sobre tu mente. Si puedes hacerlo al aire libre mucho mejor.  La actividad física estimula la producción de endorfinas y serotonina, neurotransmisores del cerebro que contribuyen a la sensación de bienestar.

Conclusión:

Quizá pienses que los culpables de nuestros problemas son los demás, la sociedad en que vivimos, la mala suerte, los políticos, cuando en realidad son nuestros propios pensamientos negativos y tóxicos. No ayuda nada criticar y juzgar a los demás, es imposible sentirse bien haciéndolo.
Si deseamos tomar el mando de nuestra vida, tenemos que asumir nuestra responsabilidad y empezar a ser conscientes de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones.

El objetivo de todos estos consejos, es apaciguar la mente para alcanzar un estado de paz interior y felicidad.
En Yume te podemos acompañar para que alcances este objetivo, desarrollando profundamente los puntos anteriores.
Ya no tienes excusa para hacer un cambio en tu vida……

Andoni Leiva
Musicoterapeuta